Artículos Cristianos Bíblicos «BEREA»

Las Sectas que dividen

Escrito por articuloscristianos 26-03-2007 en General. Comentarios (12)




Miércoles 21 de Marzo del 2007

Sectas

 Honduras


Por: Pr. Mario Fumero*

Existen dentro de los movimientos cristianos, tanto católicos como evangélicos, grupos que proclaman y enseñan actitudes sectarias. ¿Qué significa el término secta? La palabra secta procede del concepto de segrega, excluir a otros que tiene mi mismo punto de vista, considerando mi creencia como única, valedera, exclusiva de mi grupo y que salva y rechazando a los que no forman parte de mi grupo. Por regla general las sectas se distinguen por dos actitudes específicas:

1º. Se consideran los mejores y únicos en poseer la verdad.

2º. Siguen a un líder carismático que proclama una visión propia absoluta y única que anula la Palabra de Dios.

Actualmente estos movimientos tienen dos tendencias: Unos que forjan sectas explotadoras de la fe, por lo que le lavan el cerebro a sus miembros para explotarles económicamente, y otros son sectas apocalípticas que promueven el fin del mundo o el cambio radical del sistema imperante mediante métodos muchas veces violentos o extremistas. Pero lo peor de los movimientos religiosos sectarios no está en los puntos expuestos, sino la forma en que dividen la iglesia, e incluso a las familias, ya que los pertenecientes a estos movimientos sectarios se vuelven críticos, separatistas, condenatorios y agresivos hacia todos aquellos que no compartan su punto de vista, por lo que llegan incluso a hostigar, perseguir y atentar contra los que les critiquen por sus ideas radicales, o deserten de la secta.

Por regla general estos grupos giran en torno a la visión de su líder, el cual se vuelve "iluminado" y sagrado en sus proclamas. Sus adeptos se vuelven seguidores de hombres, más que de principios. Estos líderes sectarios usan el ocultismo y la manipulación mental, con técnicas muchas veces psicológicas o metafísicas. Actualmente el mundo evangélico se encuentra amenazado por estos apóstoles iluminados que se hacen poseedores absoluto de una verdad que obedece a sus deseos de poder y no a un principio bíblico sólido.

Entre los movimientos peligrosos, por su actitud agresiva y absorbente están los seguidores del llamado "Jesucristo hombre" José Luis de Jesús Miranda, fundador de la secta "Creciendo en Gracia", la cual tiende a imponer sus ideas hostigando y actuando violentamente en contra de las actividades evangélicas y católicas, pues pretenden conquistar el mundo e imponer su criterio. El otro movimiento, más sutil e infiltrado en las iglesias evangélicas es fundado por el pastor César Castellanos y el cual se llama "El Gobierno de los Doce" o más conocido por G12. Este movimiento divide y destruye iglesias denominacionales e incluso separa las familias. Conozco casos de personas que al participar en los "encuentros" de estos movimientos, se radicalizaron al punto que rompieron la comunión con su propia familia, porque estos no aceptaron esta llamada Visión de Castellanos.

 

Recientemente seguidores del G12 en Estados Unidos atacaron a una desertora de ese movimiento llamada Ambar Díaz y líderes de esta secta han publicado una lista de personas que se oponen al gobierno de los 12 proclamando maldiciones, e incluso sentencias de posibles ataques físicos. No dudo nada de esto, porque aquellas iglesias y pastores que han entrado a este mover, se radicalizan al extremo de echar de sus iglesias a los miembros que no comparten esta visión, cosa que personalmente he comprobado en varias ciudades a donde he ido a predicar. Incluso tengo en mi iglesia de Tegucigalpa el caso de una hermana que trabajaba como maestra en una escuela de una iglesia vecina que abrazó esta ideología sectaria, y fue despedida de su trabajo por no ir a los llamados "encuentros" y por pertenecer a una iglesia cuyo pastor (el que escribe este artículo) escribió y criticó las ideas antibíblicas de este grupo.

Mientras Jesús enseñó que el no estar contra él hay que dejarle predicar, estos prohíben y afirman que el que no está con ellos hay que hostigarlos e incluso perseguirlos (Lucas 9:49-50). Estos movimientos absorbentes, visionarios y sectarios son el "SIDA" espiritual que destruye la unidad eclesial y familiar, y no debemos permitir que tales ideas de hombres nos dividan, porque el evangelio de Jesús nos lleva a la unidad y armonía, y todo lo que sea contrario a ello, ni proviene de Dios, ni debemos aceptarlo.


 

* El pastor Mario Fumero es ministro de las Asambleas de Dios y radica en Honduras. Haciendo uso de un estilo bíblico y directo, escribe en varias revistas evangélicas sobre temas de actualiad relacionados con la familia, las drogas y las iglesias, saliendo al frente de las tergiversaciones y abusos que se cometen en nombre del Evangelio y del Espíritu, con una valiente denuncia de todo tipo de fraude ministerial.

Email: del Pr. Mario Fumero:

mario.fumero@gmail.com

.

La Iglesia de Laodicea

Escrito por articuloscristianos 26-03-2007 en General. Comentarios (1)



 

Domingo 18 de Marzo del 2007
Iglesia
 Estados Unidos

Por: Andrew Strom

 

KANSAS, Estados Unidos (Altisimo.net) Ya desde hace años, muchos líderes cristianos prominentes han dicho abiertamente que vivimos en la época de la iglesia tibia, al estilo de Laodicea. Durante los últimos quince años, este reconocimiento se ha vuelto aun más urgente, porque se han pronunciado advertencias de que pronto "el juicio comenzará con la casa de Dios" (1 Pedro 4:17). Un tremendo "sacudón" y juicio está cerca.

 

La iglesia de Laodicea es la última de las siete iglesias a las que se dirige Jesús en el libro de Apocalipsis (Apocalipsis 3:14-22). En este pasaje, Jesús dice: "Porque eres tibio, y no frío ni caliente, TE VOMITARÉ DE MI BOCA ... Por tanto, sé celoso, Y ARREPIÉNTETE". - La iglesia de Laodicea está bajo la amenaza de un juicio inminente - de ser "vomitada" de la boca de Dios. La única esperanza es un arrepentimiento profundo, y esto debe suceder inmediatamente. Por favor ten presente que esta es una "PROMESA" de Dios. No es una amenaza vacía. Dios hará lo que ha dicho.

Yo creo que es la tarea de un profeta, advertir a voz alta a aquellos que están durmiendo cuando se acerca un peligro; como un guardián sobre los muros. Los profetas nunca son predicadores "agradables". Como dijo A.G.Gardiner: "Cuando un profeta está siendo aceptado y deificado, su mensaje está perdido. El profeta es útil solamente mientras está siendo apedreado porque causa una molestia pública con sus llamados al arrepentimiento, sus interrupciones en nuestras rutinas acostumbradas, sus actos de quebrantar nuestros ídolos y de despedazar nuestros convenios sagrados..." En este respecto, yo he sido bastante desilusionado con algunos de los "profetas" actuales. Parece que muchos de ellos han decidido enfatizar todos los aspectos "positivos" de la cosecha venidera, en vez de advertirnos acerca del peligro inminente. Si Dios muestra a un profeta que el juicio es inminente, entonces él tiene que usar todos los medios posibles para advertir a la gente, ¿no cierto? De otra manera no está cumpliendo la comisión que Dios le encargó.

 

Es claro, proféticamente y desde las Escrituras, que la iglesia actual está en la situación de Laodicea, y le espera un juicio inminente y severo. Por tanto, los cristianos deben ser advertidos urgentemente. Hay un dicho antiguo: "La gente no huirá del peligro hasta que lo vean." Este es el propósito de este capítulo: hacerles ver el peligro. No me disculparé por la forma directa y urgente de este mensaje.

Hace unos años hice un estudio acerca de las diferencias entre la Iglesia del Nuevo Testamento, descrita en el libro de Hechos, y la iglesia de hoy. Fui alarmado al encontrar que en casi todos los aspectos, el Cristianismo de hoy es tan diferente de la Biblia, que es casi increíble. En los tiempos del Nuevo Testamento, la Iglesia fue como un "fuego consumidor" que barrió el mundo entero, "destruyendo las obras del diablo". Dirigidos por hombres fogosos, ungidos por Dios, los primeros creyentes eran una fuerza audaz que no hacía compromisos con el mundo, dedicados a derribar las fortalezas del diablo en todo lugar. Ellos aguantaron mucho sufrimiento, dificultades y persecución, para predicar el evangelio en el mundo entero.

 

Pero hoy preferimos navegar hacia el reino de los cielos con más "estilo". La Biblia nos dice que en los últimos días, los hombres serán "amantes de los placeres más que de Dios"; y que "el tiempo vendrá cuando ya no soportarán la doctrina sana; sino según sus propios deseos se amontonarán maestros que les den comezón de oídos" (2 Timoteo 4:3). Como creyentes del siglo XXI hemos inventado una clase de Cristianismo "al instante" y conveniente. Un Cristianismo donde los predicadores creen que su tarea es divertir y lisonjear, en vez de convencer y despertar. Un Cristianismo que busca "bendiciones", en vez de tener hambre y sed de Dios. Un Cristianismo que se preocupa más por la "felicidad" que por la santidad. La iglesia nunca ha sido más materialista y "gorda" que en nuestros tiempos.

 

La iglesia de Laodicea dijo: "Yo soy rico y me he enriquecido, y NO TENGO NECESIDAD DE NADA" (Apocalipsis 3:17). Increiblemente, la iglesia de Laodicea NO RECONOCE SU PROPIA DESNUDEZ Y BANCARROTA ESPIRITUAL. ¡Ella cree que "todo está bien"! Cierto, la iglesia tiene un montón de "juguetes", tanto materiales como espirituales. Ciertamente somos "ricos y enriquecidos": edificios lujosos, programas costosos de radio y televisión, librerías llenas de materiales de enseñanza y de regalos religiosos, conferencias y seminarios caros... ¿Quién puede negar que el cristianismo es un gran negocio en nuestros días? (Hace unos años, en los Estados Unidos una de las empresas más grandes de música cristiana le hizo juicio a otra empresa cristiana por 20 millones de dólares, por causa de una disputa sobre un acuerdo de distribución.)

 

Al nivel individual, las cosas están igualmente mal. La Biblia dice: "No amen al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguien ama al mundo, EL AMOR DEL PADRE NO ESTÁ EN EL" (1 Juan 2:15) Pero muchos cristianos hoy están más dedicados a su "carrera" (o sus posesiones, o su televisión) que a Dios. Jesús dijo: "No puedes servir a Dios y a las riquezas"; ¿pero cuántos cristianos hoy intentan servir a ambos? La Biblia dice: "No os conforméis a este mundo"; ¿pero cuántos cristianos hoy viven igual como el mundo codicioso y materialista que les rodea?

 

Jesús dijo: "No todo aquel que dice: Señor, Señor, entrará al reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos..." (Mateo 7:21-23) "Y esta fue la iniquidad de tu hermana Sodoma: orgullo, abundancia de pan, abundancia de vanidad estaba en ella y en sus hijas, y no fortaleció la mano del pobre y necesitado"

(Ezequiel 16:49).

 

En vez de dar nuestro dinero a los pobres, los cristianos de hoy preferimos darlo al fondo de construcción de la iglesia, o a otros ministerios de buena apariencia. Mientras diariamente mueren 40 mil niños de hambre y enfermedad, y el mundo se va al infierno alrededor de nosotros, estamos cómodamente "sentados en Sión", cantando nuestros coros alegres de cuánto amamos a Jesús y deseamos ser como El. Y el Señor sigue quejándose: "¿Por qué me llaman Señor, Señor, y no hacen lo que digo?" - "Este pueblo se acerca a mí con su boca y me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí" (Mateo 15:8). Esta generación es culpable más que cualquier otra, de haber diluido y traicionado todo lo que Jesús dijo. En vez de predicar "morir para uno mismo" y "tomar la cruz", hoy predicamos: "Jesús te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida". Un evangelio al estilo de Papá Noel, para una generación egoísta. ¿Todavía nos extraña que nuestra iglesia sea tibia, si predicamos un evangelio tan tibio?

 

La entera sociedad occidental está en desorden: Matrimonios quebrantados, suicidios de jóvenes, adolescentes embarazadas, violencia de pandillas, drogas, etc. etc. Y mientras el diablo gana terreno, el "club de felicidad" que se llama iglesia está perdiendo su influencia. Se supone que seamos "la sal de la tierra" con piedad y verdad. Entonces, ¿acaso no tiene la iglesia gran parte de la culpa por el desastre de nuestra sociedad? Jesús dijo que cuando la sal pierde su sabor, "ya no sirve para nada, sino para ser echado afuera y ser pisado por los hombres" (Mateo 5:13). El mundo está desesperado por respuestas; pero todo lo que les damos es basura insípida. Iglesia enferma, insípida, tibia - ¿cómo escaparás del juicio que Dios te prometió?

Hoy me parece como si la iglesia hubiera entrado en algún acuerdo con el diablo: "¡No te atacaremos demasiado fuerte, si tú no nos atacas a nosotros!" (Les aseguro que el movimiento venidero de Dios no hará ningún acuerdo así.) - Entonces el diablo simplemente nos deja dormir, porque así no le hacemos ningún daño. ¡La iglesia de hoy está siendo completamente ignorada! Las únicas veces que el mundo se fija en ella, es cuando hay algún gran escándalo o algo para reirse. Somos el ridículo de una generación entera, de los hombres y de los demonios.

 

La música a menudo da un cuadro exacto de la cultura de donde procede. Al escuchar la radio cristiana, la música nos indica que el cristianismo está en un estado bastante enfermo. Nuestra música parece nada más que "muzak" - el tipo de música de fondo que usan en los supermercados. ¿Dónde está la creatividad, la vitalidad? ¿Por qué, en el aspecto musical, nos quedamos tan atrás, si el Creador del universo está de nuestro lado? ¿Por qué nosotros seguimos detrás del mundo, en vez de que el mundo nos siga a nosotros? Nuestra música es tibia porque nuestro cristianismo es tibio.

 

JUICIO Y REFORMA

 

Cuando el pueblo de Israel se desviaba espiritualmente, a menudo Dios señaló directamente a los reyes y a los líderes espirituales como los responsables. A menudo, el juicio que cayó sobre estos líderes, fue mucho más duro que el juicio sobre la nación en conjunto. Lo mismo observamos en el Nuevo Testamento: Jesús les dijo a los líderes religiosos lo mismo como Samuel a rey Saúl: "El reino será quitado de ti, y será dado a otro" (1 Samuel 28:17 y Mateo 21:43). Este cambio de un liderazgo por otro - el "reino" quitado de uno y dado a otro - es la verdadera esencia de "Reforma".

 

Durante toda la historia de Israel y de la Iglesia, en cada nuevo movimiento de Dios, Dios levantó a líderes nuevos y pasó por alto, o juzgó, al liderazgo existente. Por eso, no nos sorprende que fueron a menudo los líderes existentes quienes persiguieron los nuevos movimientos de Dios de la peor manera (a menudo por envidia). Y la Reforma y el avivamiento venidero no será diferente.

 

Enfrentemos la verdad: la iglesia es tibia porque sus líderes son tibios. Aquellos que son levantados como líderes o maestros entre el pueblo de Dios, serán juzgados de manera más estricta (Santiago 3:1). Por eso, el avivamiento venidero PASARÁ POR ALTO AL LIDERAZGO ACTUAL DE LA IGLESIA. Esto no es "rebelión". Es simplemente una declaración de la verdad obvia, apoyada por la historia de avivamientos y reformas de todas las épocas.

 

Como los líderes de Israel, los líderes de la iglesia de hoy son culpables de haber diluida o alterada la palabra de Dios por muchos años. Se han rendido al "temor al hombre". Muchos de ellos tienen miedo de predicar la verdad entera ante su congregación, porque algunas personas podrían "ofenderse" (ni pensar de que podrían retirar su apoyo económico).

 

Como demuestra la historia, muy a menudo cuando Dios derrama nuevamente Su Espíritu, El tiene que levantar a la vez a líderes completamente nuevos. De esto se trata en una verdadera Reforma. Y tristemente, cuando Dios empieza a hacer algo nuevo, muchos líderes se sienten amenazados y se oponen con todo su ser. Desafortunadamente, esto sucedió casi siempre.

 

Frank Bartleman observó: "Un avivamiento comienza casi siempre con los laicos. Los líderes eclesiásticos muy raras veces dan la bienvenida a una Reforma. La historia se repite..." De hecho, la historia de la Iglesia está llena de líderes cristianos respetados que persiguieron el "nuevo movimiento" de Dios. Los predicadores tienen sus organizaciones cómodas y su maquinería eclesiástica, sus juntas directivas y sus rutinas de "mantener contenta a la gente". No les gustará que Dios SACUDA todo esto.

 

EMOCIONALISMO EN LA IGLESIA

 

Durante los últimos veinte años aproximadamente estuve involucrado en el Movimiento Pentecostal/Carismático. Y me entristeció mucho, ver durante este tiempo como este movimiento degeneró en un cristianismo cada vez más superficial, de solo "sentimientos, emociones y experiencias". Las prédicas se cargaron cada vez más con "lenguaje positivo" y apariencias exteriores. La música se convirtió más y más en un "show" y diversión. La gente empezó a interesarse más y más en recibir una "bendición", o un toque emocional de Dios, en vez de buscar a Dios por causa de El mismo. Los predicadores y líderes de alabanza empezaron a pensar que ellos tenían que "divertir" a la gente para que sigan asistiendo, y la gente empezó a esperar nada más que diversión.

 

Todo esto significa un gran cambio, desde un Cristianismo basado en el Espíritu Santo hacia un cristianismo basado en las emociones. El gran peligro de esto es el papel importante que juegan las emociones en la vida diaria del creyente. El creyente empieza a depender del culto semanal para recibir este "empujón" emocional. Un tal cristianismo es propenso al engaño. Las emociones pueden fácilmente ser manipuladas. Es por eso que la Biblia nos exhorta a "no tener una mentalidad carnal", y a "morir para nosotros mismos". Las emociones es la parte de nosotros que tiene más necesidad de ser "crucificada".

 

¡Con esto no quiero decir que perdamos nuestro gozo o nuestras emociones! Pero debemos ser capaces de reconocer y evitar la manipulación de las emociones, y las falsas experiencias "espirituales". Debemos adorar a Dios "en Espíritu y verdad", en vez de un exceso emocional. Donde opera el "poder emocional", siempre se involucrará el diablo. Algunas de las más conocidas sectas, religiones paganas, y terapias de la Nueva Era, giran alrededor de experiencias emocionales que abren a la gente para fuerzas demoniacas. El poder emocional es también el corazón de la brujería.

 

El "hombre fuerte" del compromiso con el mundo, que domina a muchos líderes hoy, trae con todo esto una influencia sensual y controladora a la iglesia, y parece que esto sucede más que todo en los tiempos de alabanza. ("Sensual" significa literalmente: lo que atrae los sentidos).

 

Junto con todo esto, llegó un montón de nuevos métodos y técnicas para mantener a la gente "feliz" e "involucrada con la iglesia". Cada año llegó alguna nueva técnica "mejorada" de crecimiento de iglesias, o algún nuevo programa juvenil. La iglesia se llenó con actividades inventadas por el hombre, todas organizadas y financiadas según las "ideas brillantes" humanas, y reclamando la bendición de Dios. Seamos honestos. Muy poco de esto fue realmente la idea de Dios. La mayoría de estos programas son centrados en el hombre, y diseñados para agradar y divertir al hombre.

 

Podemos comparar la iglesia de hoy con una mujer inválida, sufriendo de cáncer, que aprendió a vestirse y pintarse de una manera que esconde su condición terrible, y se ha convencida a sí misma que si ella sigue manteniendo la "bendición", la apariencia exterior, entonces todo estará bien. Pero cuando llegue el gran "sacudón" y la Reforma, su verdadero estado será expuesto.

 

(Nota del Traductor: En noviembre del 2006, el presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de los Estados Unidos, Ted Haggard, tuvo que renunciar a todos sus cargos porque se había descubierto que él mantenía relaciones homosexuales secretas. Es de suponer que muchos más líderes de iglesias tienen pecados escondidos en sus vidas del cual no se han arrepentido, y que llegará el tiempo cuando Dios lo traerá al descubierto - también en otros países.)

 

La iglesia al estilo de Laodicea ciertamente no tendrá parte en el movimiento venidero de Dios. En lugar de ella, Dios sacará a un "remanente" purificado afuera del sistema eclesiástico, "probados como por fuego", para que traigan la gran cosecha de los últimos tiempos. Pero antes que empiece este gran avivamiento, creo que Dios dará todavía a la iglesia de Laodicea una última oportunidad de arrepentirse. Dios levantará ministerios y "voces" que llamarán a la iglesia tibia a arrodillarse, y después a salir a las calles. Creo que muchos todavía harán caso a este llamado y se arrepentirán antes que sea demasiado tarde. De esta manera, la "cosecha" comenzará primero dentro de la iglesia. Los verdaderos avivamientos siempre apuntaron primero a "avivar" al pueblo de Dios descarriado; y después a enviarlos con gran poder para demostrar Su gracia y gloria a un mundo moribundo. Entonces, el arrepentimiento tiene que comenzar con los cristianos primero.

 

Pero también habrá muchos que no harán caso, y caerán bajo el juicio que "comenzará con la casa de Dios". Yo creo que este tiempo está muy cerca. Una gran "división", o "polarización", ocurrirá en la iglesia. Nadie podrá quedarse en el medio. Cada uno tendrá que decidir si se va a aferrar a "Laodicea", o si echará su suerte con los nuevos predicadores "violentos" y controversiales. Siempre en tiempos de avivamiento, el pueblo de Dios se enfrentaba con esta decisión. Pero puesto que estamos en los últimos tiempos, yo creo que estos dos grupos serán esta vez aun más separados que normalmente, como "la cizaña y el trigo" (Mateo 13:24-30). Un grupo avanzará hacia gran bendición, y el otro grupo hacia gran juicio. El gran "SACUDÓN" de la iglesia comenzará.

 

MAS INFORMACIÓN:

 

Lea otros artículos interesantes de Andrew Strom en el siguiente enlace web:

 

http://www.altisimo.net/maestros/reformaVenidera.htm

.

Despertemos de todo letargo

Escrito por articuloscristianos 26-03-2007 en General. Comentarios (1)




Domingo 11 de Marzo del 2007
Iglesia

 España

 

Por: Pr. Miguel Rosell*

 

"…que Satanás no saque ventaja alguna sobre nosotros, pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2: 11).

La Gran Ramera y subsidiarios de ella (Apocalipsis 17:1-6), en estos tiempos que corren, a través de su tenebrosa metodología, ha conseguido hacer creer a muchos, muchos cristianos genuinos que todo aquel que se sube a un púlpito cristiano y predica con “unción”, es cristiano. Los medios de comunicación “cristianos”, y la “TV cristiana” en mayor o menor medida han contribuido esencialmente a la divulgación de ese cliché.

Esa ha sido una labor meticulosa y laboriosa, así como muy sutil, por parte del enemigo, que le ha llevado años realizar. Y lo ha hecho en gran manera a través de la infiltración (en iglesias, denominaciones, institutos bíblicos, editoriales cristianas, medios de comunicación cristianos, congresos de avivamiento, de “líderes” etc., etc.)

Una inmensa mayoría de creyentes asiduos a la “TV cristiana”, jamás osaría plantearse la posibilidad de que alguno de esos predicadores famosos que salen por pantalla pudiera ser un falso apóstol, un falso profeta, o un obrero fraudulento (2 Corintios 11:13). Ni siquiera se plantean esa posibilidad. Ni siquiera se les pasa por la imaginación. Más aún, les ofende ese solo pensamiento.



El púlpito cristiano no siempre sostiene un
mensaje cristiano. Nos es necesario discernir.


Nos dejamos convencer por la apariencia

Los que se oponen al verdadero Cristo, saben que nosotros los verdaderos cristianos tenemos la ingenua tendencia a creer y a aceptar como de Dios cuando vemos a alguien sobre el púlpito con la Biblia en la mano, dando un mensaje “edificante” y con “unción”; más aún cuando ese alguien es famoso, y está respaldado por la “televisión cristiana”; o cuando es pastor de una mega iglesia; o cuando está respaldado por señales y prodigios (ver Mateo 24:24); o cuando ha conseguido un singular y aparente crecimiento numérico, como podría ser en el contexto del G12, o similar. En definitiva,
nos dejamos convencer por la apariencia.


Hasta Samuel se dejaba llevar por la apariencia al ir determinado a ungir a Eliab, hermano de David, como substituto de Saúl como rey de Israel (1 Samuel 16:6). Dios tuvo que detenerle ahí mismo y decirle: “No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (1 Samuel 16:7).

El mismo Jesucristo también lo dijo: “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio” (Juan 7:24).

Nos dejamos convencer por nuestra errónea creencia

Es tal nuestra ansia de ver que las gentes se conviertan a Cristo; es tal nuestra ansia de ver llegar ese tan manido avivamiento nacional y hasta mundial que nunca llega, pero que se ha “profetizado”, se ha prometido y se promete desde los púlpitos mediáticos y las plataformas cristianas multitudinarias, que casi todo vale a la hora de creer y creer, como si eso en sí fuera una virtud cristiana
per se. Y sin embargo, la Biblia nos exhorta a hacer todo lo contrario a eso:

“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo (1 Juan 4:1).


Ha calado tan hondo el mensaje, subliminalmente esparcido de que lo que prima por encima de cualquier otra consideración bíblica, es el “amor y la unidad entre los cristianos”, que cualquier opción de dudar acerca de cualquiera de los ministros y “líderes” cristianos que llenan los espacios mediáticos cristianos, es en definitiva un pecado gravísimo y un juicio prohibido; ¿y qué si el diablo ha podido levantar a ministros suyos disfrazados como ministros de justicia, tal y como lo enseña la Biblia? (2 Corintios 11:13-15).


Siendo de ese modo, sin tener ya la más mínima posibilidad de juzgar el fruto de esos ministros sean quienes sean, el engaño está servido en bandeja de plata.

¡Cómo contrasta esto con las palabras de nuestro Señor!: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:15,16).
 


El diablo es el maestro del engaño,
y no hay cosa más engañosa que la
que más se parece a la verdad.

¿No podemos juzgar?

El argumento de los que defienden el proceder expresado arriba, está también sacado de las mismas palabras de Jesús, pero torciendo su significado e intención. Argumentan diciendo que nosotros los cristianos no debemos juzgar, para no ser juzgados (Mateo 7:1). Pero ellos ignoran que el sentido de las palabras de Jesús era en cuanto a no condenar (
krínete en gr.) al hermano verdadero.

No debemos condenar (Mateo 7:1) al hermano, eso está claro; pero sí debemos hacer lo siguiente:

a) Discernir acerca de la herejía y de los falsos profetas y falsos obreros en general (Judas 3, 4; Apocalipsis 2:2; 2 Corintios 11:13-15, Mateo 7:15,16; 1 Juan 4:1; etc.)

b) Desecharlos y apartarnos de ellos (Tito 3:10,11; 2 Timoteo 3:5; 2 Juan 10,11; etc.)


c) Cumplir con el deber de ser atalayas y voceros de Cristo (Ezequiel 3:16; Isaías 58:1; 2 Pedro 2:1-3; 2 Timoteo 4:1-5; etc.)


Todo eso nada tiene que ver con juzgar condenando al hermano, sino con apartarse del falso hermano, o de la falsedad del fruto del hermano que está en error, intentando con este último el hacerle volver de su extravío (Santiago 5:19, 20).

¡Cómo contrasta ese mensaje de “no juzgar al hermano”, con lo que verdaderamente enseña la Palabra de Dios!

Si prestamos atención a la conducta de Jesús de Nazaret cuando anduvo por la tierra (y ese es el ejemplo de los ejemplos a seguir, 1 Juan 2:6), nos damos cuenta de que una enorme proporción de su obra fue la de confrontar a los falsos creyentes de su tiempo.

Lo mismo encontramos en las epístolas de prácticamente todos los apóstoles. Constantemente ellos confrontaban a los falsos hermanos, y los exponían públicamente, así como denunciaban su herejía, y amonestaban también a los hermanos en general (ver 1 Corintios 5; 2 Corintios 11:13-15; Gálatas 1:6-10; Gálatas 2:11-14; Filipenses 1:15; Filipenses 4:2; 1 Tesalonicenses 5:14; 2 Tesalonicenses 3:2b; 1 Timoteo 1:19, 20; 1 Timoteo 4:1; 1 Timoteo 5:20; 1 Timoteo 6:3-10; 2 Timoteo 1:15; 2 Timoteo 2:15-18; 2 Timoteo 3:1-5; 2 Timoteo 4:1-4; 2 Timoteo 4:10, 14-18; Tito 1:10, 11, 16; 3:10, 11; Hebreos 12:15-17; 2 Pedro 2:1-3; 2:12-22; 1 Juan 2:18, 19; 4:1; 2 Juan 10, 11; Judas 3, 4; 22, 23; etc. etc.)


Despertemos de todo letargo espiritual.

Como podemos apreciar en algunas de esas citas, la reprensión es manifiesta, dirigiéndose a personas por su nombre. Esos eran falsos hermanos que introducían encubiertamente falsas doctrinas. Veamos uno de esos casos:

(2 Timoteo 2:17, 18) “Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos”.

Y sin embargo, parece que hoy en día eso ya terminó, para muchos al menos.

¿Será que ya no es necesario reprender, exhortar, confrontar? ¿Será que ya no es necesario juzgar entre lo que es verdadero y lo que es falso? ¿Será que ya no es necesario apartarnos del mal y de los que lo propagan? ¿y cómo nos apartaremos de los falsos obreros, falsos apóstoles y falsos profetas si no hay nadie que denuncie su falso fruto?

En cuanto a los que levantan la bandera del “amor y de la unidad de los creyentes” sin tener en cuenta ninguna otra consideración, entiéndase bien el asunto:

“El amor sólo puede entenderse y manifestarse como tal, en el contexto de la verdad y de la justicia expresadas, sin usar de la misericordia como pretexto para ocultar esas dos últimas”.

Concluyendo

Despertemos de todo letargo espiritual, y prediquemos la Palabra, instando a tiempo y fuera de tiempo; redarguyendo, reprendiendo, exhortando con toda paciencia y doctrina, porque aunque ahora sea el tiempo en el que no se sufre la sana doctrina, sino que una gran mayoría de falsos maestros se amontonan, y apartan la verdad del oído de muchos, llevándolos a las fábulas (2 Timoteo 4:2-4), seamos sobrios, y soportando las aflicciones, cumplamos con nuestro ministerio.

¡El Señor está cerca!

Dios les bendiga.


http://ceirberea.blogdiario.com/img/miguel-rosell1.jpg

* El pastor Miguel Rosell Carrillo pastorea la Iglesia "Centro Rey" en Madrid, España, junto a su esposa Conchi Hidalgo. Ha escrito numeros artículos de Defensa de la Fe frente a la Apostasía de la Iglesia Evangélica a nivel mundial, confrontando con la ayuda del Señor y a la luz de las Sagradas Escrituras las herejías del Movimiento G12 y de la Teología del Reino Presente o Dominionismo que niega el Arrebatamiento o Rapto de la Iglesia.

Sitio Web de la Iglesia Evangélica "Centro Rey" (Pr. Miguel Rosell):


http://www.centrorey.org

MULTIMEDIA:

Contrarrestando las herejías del Movimiento G12 - Parte 1

Contrarrestando las herejías del Movimiento G12 - Parte 2

.

¿Otra vez quieren desacreditar a la Biblia?

Escrito por articuloscristianos 26-03-2007 en General. Comentarios (2)



Viernes 09 de Marzo del 2007
Iglesia
 Argentina

Por: Pr. Rubén Proietti*

BUENOS AIRES, Argentina (Agencia Orbita) En estos días se está escuchando mucho acerca de los supuestos descubrimientos que intentan socavar la verdad de Jesús como hijo de Dios. Discovery Channel asociado al cineasta James Cámeron, otra vez ponen en duda la vida de Jesús. Hace un año se nos habló del “Evangelio de Judas”, luego
“El Código Da Vinci” que sostiene que Jesús se casó con María Magdalena y tuvo hijos, que no fue muerto, ni resucitado. Hoy vuelven a la carga sobre este supuesto y dicen que tienen pruebas científicas de que así fue.


Mire que es valioso EL CRISTO DE LA GLORIA, eh? Pasan los años, y no pueden dejar de ocuparse de El. Fue, es y será siempre el centro de atención del pobre humano, porque SIN EL, NADA PODEMOS HACER.- El documental “La tumba perdida de Jesús”, presentado el lunes 26 de febrero, en Nueva York, revela el supuesto hallazgo de una tumba familiar, que podría contener los restos de Jesucristo y su familia, incluida María (madre de Jesús), María Magdalena y un supuesto hijo de ambos de nombre Judas, en Jerusalén.

¿Por qué negamos, los humanos, sistemáticamente la divinidad de Jesús? Como Iglesia debemos levantarnos con la enseñanza bíblica y elevarla al máximo exponente. Cada día más debemos aprender la verdad de Jesús. Y un buen estímulo para hacerlo, pueden ser estas modas populares contra su deidad. Estos hechos nos pueden animar más y más a enseñar la Biblia. De manera que seamos cristianos bien preparados, para dar razones de nuestra fe frente a declaraciones tan opuestas a la realidad bíblica.

La Palabra de Dios debe estar en nosotros y con nosotros de manera constante para que este tipo de noticias, o como diría el Apóstol que “cualquier viento de doctrina” no nos vapulee, ni mucho menos nos tome por sorpresa. A veces me pregunto si los hermanos en Cristo estamos tan pendientes de la Biblia como lo estamos con nuestros celulares. Los llevamos a todas partes, los cuidamos, estamos mirando que tengan buena señal, los que compran crédito se aseguran de tenerlo a la hora de salir de casa… ¿Y la Biblia? ¿Las enseñanzas? ¿Las verdades acerca de Jesús? ¿Las tenemos así de presentes?...porque cuando vienen tormentas como ésas, ¡DEBEMOS ESTAR PREPARADOS!

El discurso de estas personas que difaman al Rey de reyes y Señor de señores lo tenemos tan incorporado que es una mala señal si nos da como si nada…Hay tanto que viene contra la fe y la verdad bíblica, que corremos el peligro de estar anestesiándonos y perder la capacidad de reacción.

Como cristianos bíblicos y cristocéntricos debemos aprovechar estos discursos de gente sin Dios y amarlos de tal manera que podamos mostrarle al Dios de Jesucristo que liberta y da sentido a la existencia. Y debemos alentarnos al recordar que las Escrituras afirman que somos bienaventurados cuando mintiendo, lanzan toda clase de mal hacia los hijos del Dios Altísimo.

Pero no nos creamos que este es el fin del discurso; hay una tarea que hacer y es la de ser luz al mundo. No una luz que se esconde detrás de la montaña y no alumbra, sino la luz de Jesús que brilla más que el mismo sol. ¿Cómo? Predicando el plan de Dios de reconciliación con los hombres por medio de su hijo que vino como hombre, murió en una cruz y resucitó al tercer día para que todo aquel que en él cree tenga vida eterna.

Debemos tomar la delantera para no jugar a la defensiva. Todo esto será muy popular próximamente, estará en boca de todos. ¿Cómo se presentará un evangélico si es timorato o medio al estilo de José de Arimatea en su trabajo, en su oficina, en la universidad, en la escuela, en el barrio o en la familia? ¿Se achicará? ¿Dirá “la verdad que yo no lo puedo demostrar”? ¿Dirá que “nunca anduvo con Jesús” aunque lo confronten que por su forma de ser se ve claramente que “es de Cristo”?

Lo decimos a tiempo, para que NOS PREPAREMOS CON TODO, no a la defensiva, sino a la ofensiva. Acaso podemos ocultar: ¿El perdón de nuestros pecados? ¿La paz que inunda nuestra alma? ¿El efecto que nos produce la vida eterna? ¿Contar cada día con preciosas y grandísimas promesas que son SI y AMÉN en El? ¿Conversar diariamente con el RESUCITADO? ¿La experiencia de que El vive en Mí? ¿El cambio trascendental que hizo en nuestra vida? ¿La transformación que produjo en nuestra familia? ¿La sanidad que ostento gracias a su mano bienhechora? ¿La liberación de la que fui objeto cuando tocó mi vida? ¿El gozo que me domina frente al cuadro de apatía y depresión? ¿La libertad que gozo frente al pecado?

¡Hermanos que no nos sorprenda! El peligro del evangelio diluido está entre nosotros y de nosotros depende que no se extienda. ¡Preparémonos! ¡Hablemos de estas cosas en nuestras congregaciones! ¡Enseñemos a los más jóvenes en la fe! ¡Cuidemos a nuestros hijos y nietos de estas atrocidades! ¡Entendamos que los tiempos se acortan y la segunda venida de Jesús se acerca!

El que resucitó, vive y vivirá por siempre.

 

 


* El pastor Rubén Proietti es el actual presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA).

.

¿Quién debe a quién? ¿El Estado Peruano o la Iglesia Católica?

Escrito por articuloscristianos 26-03-2007 en General. Comentarios (20)




Viernes 23 de Febrero del 2007
Sociedad
 Perú

 

Por: Hno. Tito Pérez*

LIMA, Perú (Iglesia y Sociedad) La gente del Opus Dei, definitivamente, no se hace querer. Como Juan Luis Cipriani, Rafael Rey y Fernán Altuve, quienes, para defender sus intereses, recurren a la trampa, al sofisma, al engaño. Así ocurrió con el último de los nombrados cuando, en La ventana indiscreta, dijo que para instaurar un Estado laico en el país primero había que pagar la inmensa deuda que el Perú tiene con la iglesia católica.

 

¿Cuál deuda? Cuando la iglesia católica llegó al Perú no trajo nada bajo el brazo ni tenía propiedad alguna. Sí llegó arropada con una despiadada disposición para aniquilar, a sangre y fuego, a los aborígenes que poblaban estas tierras. Y, paralelamente, imponer, también a sangre y fuego, la fe católica.

 

Altuve fue entrevistado por Cecilia Valenzuela a propósito de las declaraciones de la congresista María Cuculiza, quien había manifestado que impulsará, en la próxima legislatura, un proyecto de ley que iguale los derechos de todas las iglesias. Pero Valenzuela cayó en el juego por su escaso dominio del tema, en el canal cuyo propietario es, precisamente, miembro de una confesión minoritaria.

 

El abogado opusdeísta también dijo que el concordato firmado entre el Estado peruano y la Santa sede, estipula que el gobierno apoyará económicamente a la iglesia católica "como parte de la deuda contraída". Falso de toda falsedad; el concordato no contiene tamaña aseveración. Ni otras.

 

Para claridad del lector y del televidente poco avisados, diremos que deudora es, más bien, la iglesia católica, porque ha recibido y sigue recibiendo ingentes cantidades de dinero, del erario nacional, que pertenece a todos los peruanos:

 

-Sueldos y pensiones de la jerarquía católica

-Entrega gratuita de terrenos para edificaciones católicas

-Construcción, reconstrucción y rehabilitación de templos católicos

-Exoneración de impuestos a los pasajes aéreos de los curas católicos

-Exoneración de impuestos y tributos a las donaciones católicas

-Programas católicos gratuitos en la televisión estatal

-Entrega de dinero para el funcionamiento de hospitales católicos

-Pago de sueldos a los profesores de colegios privados católicos

-Pago de sueldos a los profesores de religión católica de colegios estatales

-Entrega de dinero al obispado castrense católico para evangelizar a las fuerzas armadas.

 

Millones de soles entrega mensualmente el gobierno central, por estos y otros rubros, a la iglesia católica. Y si a esto sumamos el dinero que los gobiernos regionales y locales entregan a la "obra" católica, tendríamos que buscar una calculadora de muchos dígitos para desarrollar semejantes sumas.

 

Un ejemplo. En el Perú hay 45,000 colegios estatales donde se enseña, obligatoriamente y en exclusividad, el curso de religión católica. Los maestros de religión, como es obvio, reciben su sueldo del Estado a través del Ministerio de Educación.

 

Si hacemos la austera estimación de 10,000 profesores de religión, ganando cada uno 700 soles, obtenemos la cifra de 7'000,000 de soles mensuales. Si multiplicamos esta cantidad por 12 meses, tenemos la cifra de 84'000,000 de soles anuales.

 

Y si multiplicamos esta cantidad por los 26 años de vigencia que tiene el concordato, llegamos a la astronómica cifra de 2,184'000,000 millones de soles. ¿Y si hacemos, con los ajustes de rigor, un cálculo por los 185 años de vida republicana?

 

¡Por favor! Aquí la única deudora es la iglesia católica y, encima, pretende seguir gozando de todas las gollerías, habidas y por haber, en contubernio con TODOS los gobiernos de turno y con algunos programas de televisión. Porque ambos se sirven: unos dan dinero, otros callan, maquinan, apañan.




* El hermano Tito Pérez Quiroz es un escritor y periodista peruano, miembro de la Iglesia Evangélica del Nazareno en Lima, Perú. Dirige el periódico "Protestante" y el Ministerio Iglesia y Sociedad. Ha publicado los libros: "Discriminación Religiosa en el Perú" e "Iglesia y Estado: 180 años de discriminación religiosa en el Perú".

Sitio Web del Hno. Tito Pérez:

http://www.hermanotito.com

.